Poesía


Cadenas.Alberto Destephen.

 

Pesco Ideas que golpean mi frente
llenando mis manos
de lágrimas negras...
insuficientes para perdonar
Soy piedra en cenizas
de tantos golpes
anhelo ser arena 
en lo profundo del mar
alguna luz,
se cuaja lejos
donde el destino forma hilos
En el fondo,
lo efímero me aterra
busco cadenas,
secuencias,
entre el polvo y lo inmortal. 


Hondo Silencio.Alberto Destephen.


Se abrió la herida
cuando mi pensamiento
se detuvo
en el áspid de mi letardo
Vacilé en mi tormento
que fue calando
Ahora mis ojos desvelados
son sellos de fuego
Sólo algún secreto entre los insectos
que se posan en mi cara
y descubren mi gracia,
algún susurro leve
entre su vuelo desconfiado,
delata cuánto vale mi silencio.

Monotonía.Alberto Destephen.

Estoy enfermo
me abate la angustia
ante el monótono movimiento de las piezas 
y de las piedras que no gritan.
 Río de sombras.Alberto Destephen
 
Sin tu mirar,
la noche es el suicidio del color blanco
donde el silencio acosa 
Se inunda de lirios mi pecho,
preso de planetas...
añora tu claridad 
Deseos marchitos 
en el río de las sombras,
ahogados...
vaciados en los huecos del dolor.
 

Pesadilla.Alberto Destephen.


Las voces crujen,
golpean
entre vidrios
llenos de espejismos 
Un paso...
la sangre consumida en dolor
un placer de niño
se empuña en mi forma
No hay hombres,
caras, ni estandartes
que detengan la huída
en esta pesadilla.

Me invade.Alberto Destephen

 

Un sorbo de luna
en el arco de un incógnito beso
crece en la espuma de la noche
Versos de dioses comulgan
embotellados en tu cuerpo
Desnudos los deseos
Me hundo...
desmayo
por tu indolente vacío.

Deseos.Alberto Destephen.

 

Envuelto en impulsos
aspiro las ruinas
de soles amarrados
en terribles cuentos
El espectro del alma
se retuerce
en circulares deseos
Se queman los recuerdos
para enterrar sufrimientos
Los cuerpos son ansias
rezan
al altar de su desvelo,
encerrado el terror 
en el misterio del tiempo.

______________________________________________________

 

La Muerte Enamorada. Roberto Sosa.


El agua enamorada te descubre Conmigo.
 Como lo sabe hacer
 se disminuye A tu proximidad
 Y cuida tu vestido amarillo tirado en la playa 
Y malherido,Aún tibio.
 De pie, como la hermosa desconocida,
 la Muerte Mortalmente enamorada.
 Inadvertidamente coge un pájaro 
y dilatarle Las plumas sus pupilas. 
La eternidad del pájaro
 perdura en el impulso De su propia medida:
 quema cantando su licor Milenario Y no lo sabe
 y trata de entenderlo,
 es parte De la fragilidad de lo que está perfecto. 
La admiramos sin mirarla.
 La más puntual de las amantes cruza, profesional,
 La estancia sin mirarnos y nos ha permitido,
 Por lo mismo,
 Sobrevivir lo indispensable para poder volver a sentir
 El temblor que te produce lo que callo 
En estas palabras.



______________________________________________________________________


Lo que Necesito de Ti. 

Mario Benedetti.


No sabes cómo necesito tu voz;
necesito tus miradas
aquellas palabras que siempre me llenaban,
necesito tu paz interior;
necesito la luz de tus labios
¡Ya no puedo...Seguir así!
...Ya...No puedo.
Mi mente no puede pensar 
no puede pensar en nada mas que en ti 
necesito la flor de tus manos 
aquella paciencia de todos tus actos 
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina
mi fuente de vida se ha secado 
con la fuerza del olvido...
me estoy quemando;
aquello que necesito ya lo he encontrado
pero aún ¡Te sigo extrañando!.


_____________________________________________________________________

Espíritus de la noche. Edgar Allan Poe.


Tu alma, en la tumba de piedra gris
estará a solas con sus tristes pensamientos.
Ningún ser humano te espiará
a la de tu secreto.
¡Permanece callado en esa soledad!
No estás completamente abandonado:
los espíritus de la muerte, en la vida, te buscan
y, en la muerte, te rodean.
Te cubrirán de sombras: ¡Permanece callado!
la noche, tan clara, se oscurecerá
y las estrellas no mirarán la tierra,
desde sus altísimos tronos en el cielo,
con su luz de esperanza para los mortales.
Pero sus globos rojos apagados,
en tu hastió, tendrán la forma
de un incendio y de una fiebre
 que te poseerán para siempre.
De tu espíritu no podrás desechar las visiones,
que ahora no serán roció sobre la hierba.
La brisa -el aliento aliento de Dios- es silenciosa,
y la niebla sobre la colina,
oscura, muy oscura, pero inmaculada,
es un símbolo y una señal.
¡Como se extiende sobre los árboles
el misterio de los misterios.



_____________________________________________________________________

Nocturno. Julio Cortázar.


Tengo esta noche las manos negras, el corazón sudado


como después de luchar hasta el olvido con los ciempiés del humo,

No sé si me querían, y si esperaban verme.

En el diario tirado sobre la cama dice encuentros diplomáticos,


Una sangría exploratoria lo batió alegremente en cuatro sets.


Un bosque altísimo rodea esta casa en el centro de la ciudad,

Yo sé, siento que un ciego está muriéndose en las cercanías.

Mi mujer sube y baja una pequeña escalera

Como un capitán de navío que desconfía de las estrellas.

Hay una taza de leche, papeles, las once de la noche.

Afuera parece como si multitudes de caballos se acercaran

A la ventana que tengo a mi espalda.



_____________________________________________________________________

El suicida. Jorge Luis Borges


No quedará en la noche una estrella.

No quedará la noche.

Moriré y conmigo la suma

Del intolerable universo.

Borraré las pirámides, las medallas,

Los continentes y las caras.

Borraré la acumulación del pasado.

Haré polvo la historia, polvo el polvo.

Estoy mirando el último poniente.

Oigo el último pájaro.

Lego la nada a nadie.






_____________________________________________________________________

Nostalgia. H.P Lovecraft.


Cada año, al resplandor nostálgico del otoño,

 Las aves remontan el vuelo sobre un océano desierto,
Trinando y gorjeando con prisa jubilosa 

Por llegar a una tierra  que su memoria profunda reconoce.

Grandes jardines colgantes donde se abren flores

 De vivos colores, hileras de mangos de gusto delicioso

Y arboledas que forman templos con ramas entrelazadas

sobre frescos senderos...todo esto le muestran sus vagos sueños.

Buscan el el mar vestigios de su antigua costa,

Y alta ciudad blanca, erizada de torres...

Pero sólo las aguas vacías se extienden ante ellos,

Así que al fin dan vuelta una vez más.

Y mientras tanto, hundidas en un abismo infestado de extraños pólipos,

Las viejas torres añoran su canto perdido y recordado. 


  


1 comentario:

  1. Este poema de Lovecraft es un sutil recordatorio de como todas las cosas se van reacomodando y de esta forma el permanente cambio es una constante en nuestras vidas.

    ResponderEliminar